Los libros serán mi hogar, vendrán conmigo a dónde quiera que vaya.

CUANDO NO ESTAS EN FACEBOOK


Facebookeame
 
Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor, pero la violencia se practica a plena luz del día.John Lennon

Esto es lo que veo en Facebook a diario: críticas, peleas, gente que no tolera estados del otro. Facebook abruma, facilita la envidia, los malentendidos, la eterna Necesidad de Necedad.
Mientras Twitter, blogs y otros medios informan (de actualidad o arte al menos, que es lo que me interesa), observo que en Face el arte muere, se desvanece.

El colmo de mi hartazgo fue cuando años atrás un amigo, tras varias agresiones de índole personal, culminó en generar mi antipatía hacia él al decirme que:
“No tener Facebook es COMETER SUICIDIO SOCIAL”
  1. Entonces volví a crearme una cuenta por un simple motivo: no desaparecer del planeta a pesar que tenía otras redes sociales, mail, cuil, DNI y celular.
  2. ¡Qué desdichados debieron ser nuestros abuelos que únicamente se podían comunicar por correo postal!
*Nótese el tono irónico que encierran estos últimos puntos.

Algunos opinan que si no tenés perfil de Facebook parece que no existís del todo. Imagino que será debido a que el mayor avance tecnológico y sociológico de la época es esta maldita red social (?), como que si no tener un perfil en la misma te pusiera de patitas en la calle, marginado y fuera del sistema. ¿Hoy pasa lo mismo por no tener Instagram o Whatsapp? (¡Bah! Sinónimos de lo mismo, todos ellos oportunamente propiedad de Mark Zuckerberg).

Recuerdo no tan lejos en el tiempo, cuando no tener un Fotolog era cometer suicidio social. ¿Y dónde están los floggers ahora? Migraron como ratas con las fotos entre las piernas a Tumblr, Blogspot y Facebook o se quedaron sin amigos acaso. (?)

Justamente, para desdicha de Maxi mi ex-amigo “social”, por esa época leía que semanalmente seis millones de usuarios estadounidenses borraban sus perfiles.

Huyendo de esa red social que les generaba ansiedad y malhumor.

No voy a comparar cifras actuales porque sé que ese número debe haberse incrementado (o quizás lo contrario). Pero me niego a escuchar a defensores fanáticos planteando estadísticas ridículas que retratan como ganaron cifras descomunales de usuarios en tal o cual país tercermundista, siendo que los estadounidenses siempre marcaron tendencia (nos guste o no) y que desde hace años una gran mayoría ha sentenciado al imperio de Zuckerberg a una muerte lenta.

Imaginemos pues la situación de acá a unos años, va a haber un montón de gente sin amigos y sin pareja por el simple hecho de no contar con una plataforma digna para este fin. Claro, para gente como Maxi, defensor de la red social más popular del mundo, que es SU vida misma, según ejemplificó en más de una ocasión, seguramente sera así de trágico.
Por las dudas, si me lo cruzo un día por ahí, le volvería a recordar que los amigos se hacen en la calle y lugares que frecuentamos y no solamente en Internet. Que más allá de su pequeña pantalla hay un mundo donde la gente VIVE y se encuentran a tomar una bebida, darse un abrazo y hablar de la vida.

Todavía hoy me encuentro con gente que abre los ojos asombradísima y se lamentan de no poder agregarme como amiga de Face, a pesar de que tengo página web, celular y mail para que se comuniquen conmigo.

“Pero si no estás en Facebook me olvido que existís”, me dicen muy ligeros de pensamiento.

“Y bueno, no seré tan importante de recordar entonces”, pienso yo. Pero como soy educada no les contesto más que con una sonrisa.
Peace, love, xox, sean felices, que parece un poco aburrido sin redes sociales pero todavía se puede.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios me ayudan a crecer como escritora. ¡Gracias por la visita!

Archivo

Contacto

Si te interesa hacer una reseña del libro MEDANIA (para Goodreads, Amazon o tu blog) podés escribirme al mail (denisemorzilli@gmail.com) o a Twitter (@erunismor).

Lectores