Los libros serán mi hogar, vendrán conmigo a dónde quiera que vaya.

¿CÓMO ESTAMOS?


Respuestas no tan simples
 
¿Cómo estás?, me preguntan por chat: Una simple pregunta pero tan difícil de responder. Una pregunta que nos hacen con seguridad más de dos veces al día, y a la que pocas veces prestamos la debida atención.
Pero en ese momento no respondí con la clásica frase: “Bien, ¿y vos qué contás?”. Me detuve, me quede estática con las manos en el teclado y me lo pregunté a mi misma.

¿Cómo estoy?

Sería ridículo contestar que yo creo que uno siempre está mal. Salvo por veinte minutos cada dos días que, por ahí, uno es feliz. Y vive aferrándose a esos veinte minutos, que a veces son todos los días, con suerte. A veces cada dos semanas.

Es mi teoría: la felicidad es más corta que el dolor, pero el efecto dura más.

Por ejemplo, las tonterías más grandes, detalles que la gente no percibe muy seguido, las cosas más sencillas de la vida, me hacen feliz.

Me gustaría contestarle que ayer venía caminando por las calles del centro y era un bochinche de autos y bocinas, con este clima nublado, por llover, no sabía si tenía calor o frío, extrañaba a alguien, estaba mal porque un amigo anda con problemas y me contó un rato antes. Me sentía mal y de repente se levantó viento y todo se llenó de olor a frutos y verde, de los árbolitos que hay plantados ahí en la vereda, y me puse contenta.

¿Cómo algo tan insignificante como eso puede hacerme feliz? De la misma manera de como algo tan simple me puso triste. He ahí el secreto de la vida.

Sonrío para mí y no contesto nada por el momento. No puedo contestar a una pregunta tan amplia como esa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios me ayudan a crecer como escritora. ¡Gracias por la visita!

Archivo

Contacto

Si te interesa hacer una reseña del libro MEDANIA (para Goodreads, Amazon o tu blog) podés escribirme al mail (denisemorzilli@gmail.com) o a Twitter (@erunismor).

Lectores