Los libros serán mi hogar, vendrán conmigo a dónde quiera que vaya.

LA NOCHE Y LA LUNA

Fragmento de MEDANIA ~ descargar primeros capítulos

La Noche le preguntó cierta vez a la Luna por qué brillaba con tanto ímpetu iluminando todo con su hermoso resplandor. La Luna, imprudente, le contó que llevaba una perla, que adornaba su vestido blanco, y que la hacía feliz porque gracias al adorno todos los ojos se fijaban en ella.

Durante el día pasaba desapercibida sin la perla. En cambio, durante la noche, la llamaban hermosa y única por su brillo incomparable. La Noche no entendía la arrogancia de la Luna que sólo aspiraba a ser amada y aceptada por desconocidos. La felicidad de la Noche se basaba en hacerles perder el rumbo a los viajeros en su oscuridad impenetrable.

Cierto día, aburrida de que los viajeros no se perdieran, gracias al resplandor inagotable de la perla, llamó a una estrella pequeña y rencorosa para que le quitara la perla a la Luna. La estrella, cansada de que nadie le prestara atención, salió antes del amanecer, mientras la Luna dormitaba, y le robó la perla.

La tristeza de la Luna cuando despertó y no encontró su amada perla fue tan grande que no paraba de lamentarse y la Lluvia la acompañó con lágrimas de dolor por varios días, arruinando las cosechas e inundando los campos.

El Sol quiso saber qué pasaba y descubrió la maldad de la Noche. Le pidió a la Luna que le dejara ocupar su lugar. Aquella noche fue un día eterno y la Noche disgustada se tuvo que retirar, amenazada por el Sol, que le advirtió que no habría más oscuridad si no le devolvía la perla a la Luna. La Noche devolvió la perla pero antes ofreció un trato: La Luna se quitaría la perla durante unos días al mes, para que la Noche mantuviera su reinado. La Luna accedió feliz.

Desde entonces, durante unos días cada mes la Luna no brilla en el cielo y los demonios salen a cazar a sus presas, mientras los elfos prenden velas en las puertas de sus casas y llaman a las luciérnagas del bosque para que los iluminen, porque la Noche acecha malvada en cada rincón, colmando todo con su negrura.

©denisemorzilli


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tus comentarios me ayudan a crecer como escritora. ¡Gracias por la visita!

Archivo

Contacto

Si te interesa hacer una reseña del libro MEDANIA (para Goodreads, Amazon o tu blog) podés escribirme al mail (denisemorzilli@gmail.com) o a Twitter (@erunismor).

Lectores